Así se está viviendo el caos nacional por el desabasto de gasolina

Publicidad

El pánico se está viviendo en todo México por el desabasto de gasolina, y vaya que se ha creado un caos nacional al ver las filas interminables de autos estacionados en las gasolineras con tal de llenar su tanque para evitar quedarse sin gasolina por quién sabe cuánto tiempo.

La cosa es que nuestro querido presidente Andrés Manuel López Obrador les cerró la llave a muchos corruptos gasolineros que compraban gasolina ilegalmente a un costo menor, y entonces la gran mayoría de las gasolineras en el país está sufriendo desabasto porque ya esa gasolina extra baratita ya no les llega, pero como consecuencia, también está generando un pánico en todos los mexicanos que ya se han quedado sin gasolina para ir a trabajar.

Mientras que se discute lo del huachicoleo, las gasolineras donde sí hay, las gasolineras donde no hay, las filas eternas de autos y de más, en redes sociales se ven muchas situaciones diferentes de ciudadanos que buscan hasta por debajo de las piedras para poder llenar su tanque de gasolina y de paso crean un poco más de pánico por el desabasto en el resto de la población.

Y mientras el abasto de gasolina se reestablece (hasta quién sabe cuándo), ¿cómo es que seguirá afectando esta situación a toda la población en México?

Publicidad

1. Estado de México.

Estado de México.
0
0 Votes

Crédito: Twitter.

En el Estado de México han reportado las largas filas y no dejan de culpar a nuestro querido presidente de tanto caos.

2. Estrategia mal ejecutada.

Estrategia mal ejecutada.
0
0 Votes

Crédito: Twitter.

Muchos critican la estrategia de AMLO, mientras otros lo culpan de haber ejecutado el plan erróneamente.

Publicidad

3. Desabastecimiento histórico.

Desabastecimiento histórico.
0
0 Votes

Crédito: Twitter.

Algunas calles de México parecen sacadas de alguna distopía por el caos que se ha generado gracias a la escasez de gasolina.

4. ¿La gasolina para cuándo?

¿La gasolina para cuándo?
0
0 Votes

Crédito: Twitter.

Las personas se forman, aún sin sus automóviles, para comprar gasolina o informarse de cuándo habrá más.