Los movimientos y decisiones de Televisa que la llevaron a su crisis actual

Estas malas decisiones los llevaron a padecer la crisis más grande de su historia ¿Sobrevivirán?
Publicidad

Televisa se encuentra padeciendo una severa crisis la cual nunca se habrían imaginado que les tocaría vivir. Durante muchos años ha sido una de las empresas más poderosas, no sólo de México, sino de todos los países de habla hispana, podían hacer y deshacer a su antojo, quitaban y ponían presidentes, teniendo una gran cantidad de privilegios dignos de un sultanato.

Los números ya no les dan, 2017 fue su peor año de la historia y 2018 no parece pintarles mejor. Entre las medidas desesperadas que han tenido que tomar es el despido de más del 20% de toda su plantilla laboral, incluidos artistas y conductores. Venta de muchos de sus bienes inmuebles. Además de prácticamente eliminar sus jugosos contratos de exclusividad que durante muchos años fueron el sueño guajiro aspiracional que deseaban todas las celebridades nacionales, e incluso algunas extranjeras.

Pero todos estos parecen cuidados paliativos de un moribundo que sabe que va morir pero todavía no sabe cuánto le queda de vida. Pero si tenemos que buscar responsables, los únicos culpables se encuentran dentro de la propia empresa pues fueron ellos quienes cavaron su tumba. Las malas decisiones se convirtieron en errores graves que los llevaron a severa crisis que viven. Los altos ejecutivos no estuvieron a la altura de una empresa que fue punta de lanza por más de 50 años y estos fueron los errores que los llevaron al borde del precipicio:

Publicidad

1. Altos contratos de exclusividad imposible de sostener

Altos contratos de exclusividad imposible de sostener
4
2 Votes

Crédito: FormulaTV

Ante los enormes ingresos que tenía Televisa en décadas pasadas, no escatimaban en firmar contratos millonarios para amarrar a sus estrellas sin pensar que en algún momento llegaría el tiempo de las vacas flacas. Así fue como se firmaron contratos con Fernando Colunga por 200 mil dólares mensuales, Adela Noriega y William Levy por 100 mil dólares cada uno al mes, Silvia Navarro y Gabriel Soto por 800 mil pesos mensuales, y así una larga lista de su talento exclusivo. Cabe mencionar que mientras tuvieran su contrato de exclusividad ellos ganaban ese dinero mes con mes, sin importar si estuvieran trabajando o no. Así, muchos de ellos se daban el paquete de rechazar proyectos pues de todos modos les pagarían. ¿En qué empresa te pagan sin trabajar?
Monday 5th of February 2018 01:01:07 PM
En el gobierno tambien
Responder
Loading...
Ve más comentarios

2. La soberbia de sus altos ejecutivos

La soberbia de sus altos ejecutivos
3
-3 Votes

Crédito: Proceso

Al ser un medio dominante que impedía la llegada de nuevos competidores, a través de la presión a gobernantes como a otros actores interesados, se terminaron por dormir en sus laureles. Nunca quisieron innovar, no actualizaron su modelo de negocios, no tomaban en cuenta los gustos ni opiniones de su audiencia y una serie de malas decisiones que sólo las toman aquellos que han sido rebasados por la soberbia. Nunca le dieron importancia a la llegada del internet, la televisión lo era todo para ellos. Y así fue como construyeron un modelo de negocios que hoy parece arcaico, pues sólo pensaron en acaparar la televisión abierta a través de sus canales de cobertura nacional y la televisión de paga a través del sistema satelital SKY y algunas empresas de cable regional. Y les funcionó por muchos años, pero no les iba a servir para toda la vida.
Publicidad

3. Nunca se preocuparon por mejorar sus contenidos y siguieron produciendo programación basura

Nunca se preocuparon por mejorar sus contenidos y siguieron produciendo programación basura
0
2 Votes

Crédito: Televisa/YouTube

Durante muchos años fueron la única opción disponible en el país. El no tener competencia los relajó terriblemente pues no tuvieron incentivos para crear mejores contenidos con la finalidad de ganarse a la audiencia. Cayeron en la comodidad de al ser los únicos, hagamos lo que hagamos lo tendrán que ver porque no hay otras opciones. Con la llegada de TV Azteca siguieron con el mismo modelo pues hasta años recientes la empresa del Ajusco pudo mermarles su raiting en ciertos horarios o con ciertos eventos. Esta fue la primera llamada de atención que ignoraron. Cuando llegó la segunda llamada de atención con el internet, ya fue demasiado tarde y no tuvieron margen de reacción. El público ya estaba cansado de su programación basura y exigía contenido de calidad; Televisa nunca estuvo preparado para responder ante estas exigencias.

4. Pérdida de la credibilidad de la audiencia en Televisa

Pérdida de la credibilidad de la audiencia en Televisa
0
0 Votes

Crédito: ADNPolitico.com

Declaraciones como la de Emilio Azcárraga Milmo (El Tigre), de que él era un soldado más del PRI; o la burda intervención de Televisa en la candidatura de Peña Nieto a la Presidencia, además de la parcialidad descarada con la que actúan en las elecciones, terminaron por provocar la pérdida completa de la credibilidad de los televidentes. Y aunque nunca le dieron suficiente importancia a su público, creyéndose ellos capaces de pensar por su público y de jugar con sus ideas; hoy en día esto les ha costado muy caro. Pues un medio sin credibilidad resulta inútil y desechable. Creían que los mexicanos no iban a evolucionar pero no contaban que las nuevas generaciones dejarían de verlos y hasta repudiar todo lo que oliera a Televisa. Hoy más que un apoyo fundamental como lo fueron por muchos años, terminaron por convertirse en un lastre. Televisa se ha convertido en el villano favorito de los mexicanos.