Los terribles errores que te convierten en un mal jefe o líder de trabajo

Publicidad

La imagen tradicional de un jefe puede ser el de una persona severa, disciplinaria, inflexible y con un muy mal carácter, sin embargo, esas no son las características que definen el ser un buen líder o jefe, en cualquier lugar o escenario.

¿Cuántas veces no hemos escuchado historias de terror sobre un jefe injusto o malhumorado? Existen muchas personas en el ámbito laboral que por distintas razones llegan a tener un puesto donde deben dirigir a otras personas, pero sin importar su talento o esfuerzo, el tener un rango alto dentro de un equipo de trabajo no los cataloga automáticamente como buenos jefes.

Ser inflexible o autoritario no son sinónimos de ser un buen líder, y aunque es lo que se asocia siempre con la palabra “jefe”, hay que saber cómo se debe manejar a un equipo de forma justa y con un correcto sentido de liderazgo, sin abusar del poder o la posición superior de la que se goza en un organigrama laboral.

A continuación te detallamos esas características, comportamientos y errores que comete un mal jefe y cómo se pueden solucionar o corregir para tener un ambiente saludable de trabajo y fungir como un buen líder dentro de una empresa o equipo de trabajo.

Publicidad

1. No contemplar lo que una tarea implica para las diferentes áreas.

No contemplar lo que una tarea implica para las diferentes áreas.
0
0 Votes

Crédito: GQ.

Un buen jefe debe tener una amplia percepción y también consideración de lo que significa para sus empleados las tareas que solicita, es decir, lo que implica para los diferentes departamentos, incluyendo las problemáticas y obstáculos que podrían existir. Un buen líder debe contemplar lo que una tarea implica para cada área.

2. Gritos y sombrerazos.

Gritos y sombrerazos.
0
0 Votes

Crédito: Makfax.

Un jefe con nula inteligencia emocional y poco control de emociones no funciona y lo único que genera es problemas. Es clave saber conducirse con los empleados, controlar las explosiones y gritos, aún dentro de una situación compleja o bajo un gran nivel de estrés.

Publicidad

3. Explicar con peras y manzanas.

Explicar con peras y manzanas.
0
0 Votes

Crédito: Imarticus.

Un buen jefe o líder, no debe dar por sentado que los empleados han entendido lo que quiere, o que todo ha quedado claro con un par de indicaciones, es importante que explique todo, incluso, con peras y manzanas para que no existan malentendidos. Cada cabeza es un mundo y un buen jefe debe tener en cuenta eso a la hora de transmitir una orden o información, ser contundente, paciente y claro en la comunicación con su equipo, además de ser accesible y brindar la confianza necesaria para que los empleados se acerquen a tratar sus dudas.

4. Desconocer el talento y las fortalezas del equipo.

Desconocer el talento y las fortalezas del equipo.
0
0 Votes
Otro punto en contra de un jefe es el no conocer las habilidades y capacidades de su equipo, en especial si a la hora de delegar trabajos y responsabilidades a alguien se le otorga una tarea por debajo de sus capacidades, o al contrario, por encima de ellas. Es importante que un jefe conozca a fondo las capacidades de cada colaborador para sacar su máximo potencial y aprovecharlas en el área correcta.